VAMOS ROJO CARAJO !!!

VAMOS ROJO CARAJO !!!

ETERNAS GRACIAS GABY MILITO !!

Follow by Email

viernes, 2 de noviembre de 2012

Javier Cantero: “Esto es más difícil que ser diputado”...


Javier Cantero, el presidente de Independiente, se muestra como nunca antes. Cuenta sus gustos, lo que representa la derrota, sus sueños de escritor, sus ideas políticas y cómo es su familia./ Por: "Tiempo Argentino".

–Durante una charla en la Universidad Nacional de Avellaneda elogió a Dante Panzeri, ¿lo leía?
–Me gustan esos rebeldes como Panzeri o Jauretche. Aunque con Panzeri a veces no coincidía políticamente. Era un liberal. Pero tan honesto que si tenía que hablar mal de los que pensaban como él, lo hacía, y si tenía que hablar bien de alguien de izquierda, hablaba. Era muy honesto. Yo volvía del colegio y lo veía por televisión. También me gustaba mucho Osvaldo Ardizzone, que era fanático de Bochini, odiaba la táctica y le gustaba la creatividad.

–¿Qué diarios recibe?
–Dos, La Nación y Clarín, por una costumbre vieja que traigo. Los sábados y domingos recibo Perfil, que me encanta porque tiene muchos suplementos. Además, ya de mi época de militante, a mí me gusta leer a mis enemigos. Para leer a los que piensan como yo, paso. Me encanta saber qué piensan otro. Y también putearlos un poco.

–¿Lee sobre usted?
–Lo leo porque todos tenemos ego y quiero saber qué dicen de mí.

–¿Qué le molesta?
–Algunas mentiras. Como cuando Loquillo estaba muy grave y dije “ojalá que se mejore”. Entonces el título de Perfil fue: “El presidente de Independiente vela por la salud del barrabrava”. Una locura lo que se interpreta. Pero además no quiero que se muera, ¿qué querían que dijera? ¿Ojalá que se muera? Eso es mala leche.

–¿Qué posición tiene sobre la Ley de Medios?
–Yo me comí en un momento el discurso liberal de que tiene que haber libertad para todo. Pero con la libertad de empresa se van juntando los grandes pulpos y se comen a los más chicos. En algo tan delicado como es la opinión pública, que la manejan a piacere con intereses económicos y no políticos. No me cabe duda de que la distribución para que haya muchos medios es mejor. Así que la acompaño.

–¿Por dónde empieza los diarios? ¿Política o deportes?
–Primero veo la tapa y después la sección política. Hay tipos con los que no coincido pero son coherentes, como Rosendo Fraga, tal vez el mejor pensador que tiene la derecha.

–¿Quiénes le gustan?
–Hoy me gusta Víctor Hugo Morales. Y me gustan los libros de Rodolfo Walsh. Leí Operación Masacre, Quién mató a Rosendo, El Caso Satanovsky. Yo tengo una hija “hippie bolche” que una vez se enojó con mi biblioteca.

–¿Su hija es militante de izquierda?
–No, bueno, a su manera. Ahora está en Bolivia de viaje. Tiene una pareja mexicana y una nena que va a cumplir un año, Awca, cuya traducción en tehuelche es “rebelde”. Ella defiende a los indígenas y está en contra de las mineras. Se recibió de directora de cine, pero es “mantera” y hace artesanías.

–¿Cuánto tiene de usted?
–Soy viejo para ser hippie y no soy bolche (risas). Quizá ella heredó mi rebeldía de juventud, que nunca se me terminó de ir. Nunca fui un marxista. El marxismo y el liberalismo son materialistas. Yo soy todo lo contrario. Lo material lo tomo como algo para conseguir elementos fundamentales para la vida (comida, salud, educación), no como un fin en sí mismo. El amor está por sobre lo material. El que busca sólo acumular riqueza muestra sus falencias emocionales. Como dice el tango “no lo han querido bien”.

–¿Y por qué se enojó su hija con la biblioteca?
–Porque encontró de todo. Hasta Mi lucha, de Hitler, y otro que hablaba a favor de la represión durante la dictadura militar. “Tenés que quemarlo”, me decía. Pero no, y le expliqué que uno tiene que leer a todos. Pero la coherencia me parece importante y tiene que estar bien escrito. Tal vez porque soy un escritor frustrado.

–¿Y ahora qué lee?
–No, ahora este tipo de cosas (muestra el presupuesto de una pretemporada) son las que me llevo a mi casa.

–¿Cómo se desconecta?
–Mirá, hace rato que no veo una película. Antes iba al teatro dos veces por semana y ahora no lo puedo hacer. Me gusta el boxeo. Yo iba mucho al Luna Park, de chico me decían “Saldaña”, porque lo iba a ver siempre, igual que a Nicolino Locche. Pero mi cable a tierra son mis nietos, es incomparable. Cuando me dicen que el momento más feliz de la vida es la niñez, en mi caso no es así, sino a partir del nacimiento de mis nietos, ser abuelo.

–¿Cómo lleva la derrota?
–La llevo con más altura que a la victoria, me agranda. Como dice Marcelo Bielsa, la derrota es más enriquecedora. Lo primero que hay que saber cuando uno gana es qué va a hacer cuando te va mal. Los grandes artistas fueron más creativos cuando estuvieron mal.

–¿Qué lo emociona?
–He llorado leyendo un cuento o viendo un película o una obra de teatro. Hace poco en la playa leí un cuento de Eduardo Sacheri, “De chilena”, y me hizo llorar. Con Unión, cuando ganamos, lloré en el vestuario. Un poco a solas, como desahogo. Fueron cinco meses sin ganar. El Tolo se dio cuenta y me vino a abrazar. Son muchas cosas que le pasan a uno. No dormís, te vas en patrulleros. El Tolo me dijo: “Disfrútelo, porque acá hay muchos que están esperando que a usted y a mí nos vaya mal. Más a usted que a mí.”

–¿Y eso es verdad?
–Sí, sí, por supuesto. No el hincha común sino quien está en la política y no le gustó perder.

–¿Qué le da bronca?
–Cuando se humilla a los más humildes. Te dan ganas de ser el Che Guevara. La injusticia. Todo este sistema, los jueces que siempre se lo agarran con quienes tienen algún aspecto que no les gusta. Por eso me pegan a veces, porque yo defiendo a algunos muchachos que son humildes y no son culpables. Peor son los plateístas que cuando jugamos con Racing le tiraron a Basile una botella en la cabeza. Los ves ahora y están con traje y corbata.

–¿Entraría en la política?
–No lo pienso. Con Independiente tengo bastantes problemas. Sé que a los políticos no les va a gustar esto que digo, pero es un desafío mucho más grande manejar a Independiente que ser diputado nacional. Muchísimo mayor. Acá hay elecciones toda la semana.

–¿Escribiría un libro?
–No lo descarto. Me gustaría escribir una novela con las cosas que viví acá.

–¿Cómo duerme por las noches?
–Abrazado a mi mujer.

Por:  Jonathan Wiktor/Alejandro Wall
"TIEMPO ARGENTINO"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario