VAMOS ROJO CARAJO !!!

VAMOS ROJO CARAJO !!!

ETERNAS GRACIAS GABY MILITO !!

Follow by Email

miércoles, 13 de marzo de 2013

"Acá soy feliz y quiero seguir"




Cristian Tula la peleó, entró en el hincha y hoy siente que encontró su lugar en el mundo. Elogia al plantel y destaca el triunfo ante Vélez como clave para levantar.

"Persevera y triunfarás”. Es lo que le dijo el filósofo Lucio Anneo Séneca a Nerón, como fiel consejero. Y si hay alguien que sabe de perseverancia es Cristian Tula, quien llegó a Independiente de la mano de Cristian Díaz y tuvo un largo período de adaptación. “Este es un club muy grande y no es para cualquiera. Además, en mi puesto jugaron enormes jugadores y no es fácil estar a la altura de las circunstancias”, le cuenta el defensor a Olé.
-¿Cómo lograste acomodarte en el equipo?
-Al principio fue difícil porque te tienen que conocer y rendís examen todos los partidos. El equipo no andaba bien, personalmente tampoco estaba en mi mejor momento. De a poco fui ganando confianza y me fueron viendo de otra manera.
-En junio se termina tu contrato. ¿Tu continuidad depende de mantener la categoría o de tu rendimiento?
-Pura y exclusivamente de mi rendimiento. Acá soy feliz y quiero seguir. La categoría no influye para nada más allá de que estoy seguro de que vamos a lograr el objetivo. Este es un grupo de profesionales pero por sobre todas las cosas de buena gente que está muy unida.
-Qué tranquilidad dieron las victorias ante Vélez y Racing, ¿no?
-Totalmente. Igual fue más importante lo que pasó contra Vélez que en el clásico en sí. El primer empujón siempre es el que más cuesta. Veníamos de un 1-3 contra Newell’s y remontar eso contra el mejor equipo del país y último campeón, no era tarea sencilla.
-Ganarle a Racing, salir del descenso. Mejor no pudo salir.
-Nada es casualidad, todo es consecuencia de algo. No creo en la suerte sino en el trabajo de fondo que permite revertir las malas. Cuando lográs una buena te motivás y potenciás todo lo bueno que está, pero dormido. No pasa por actitud porque nosotros siempre queremos ganar. Pasa por convencerte de que podés y no siempre es fácil lograr ese click.
-El plantel tiene dos psicólogos. ¿Eso ayudó?
-A muchos les ha servido la ayuda profesional. Yo creo que eso es una parte. La gente, que es tan importante, entendió que hay que tirar para el mismo lado e influye mucho. El clásico fue un fiel reflejo de esto que digo. Todos tiramos para el mismo lado y eso potencia.
-¿Qué pasaba antes y qué pasa ahora?
-La adversidad en un grande es difícil de revertir. Porque si bien es un equipo, hay individualidades que tienen sus propias vivencias. No somos robots sino personas que sentimos y a cada uno le cuesta más o menos enfrentar. Un ejemplo de la unión que digo es el regreso del Chapa Zapata. Quiso sumar, habló con el Tolo y está con nosotros de nuevo, tirando para el mismo lado.
-¿Qué significa para el grupo abrazarse en la mitad del campo antes del partido?
-Mucho. Eso lo trajo el Rolfi porque en México lo practican mucho. Todos abrazados, escuchando sus palabras, nos hacemos fuertes. De hecho, él termina de hablar y explota la gente con nosotros. Ahora logramos construir un caparazón que nos hace fuertes y menos vulnerables.
-¿Tan importante fue la llegada del Rolfi?
-Para este grupo, sí. Sus pausas, su explosión, su juego picante. Es el capitán porque todos lo respetamos y la gente lo tiene como ídolo. El solo se lleva toda la presión.
-¿Se mira hacia arriba con esta actualidad?
-No. Nuestra meta es clara: sumar, sumar y sumar. Si logramos eso lo otro será una consecuencia. La soga en el cuello aprieta y contra Arsenal será clave no perder para afianzar la remontada que logramos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario